LA MISA CASTELLANA

Es indudable el fuerte vínculo que tiene el folklore pasado con las creencias religiosas de las gentes. Fruto de esta unión, durante siglos en toda España han nacido numerosas tradiciones en torno a festividades y efemérides cristianas, que han llegado hasta nuestros días, siendo algunas modificadas en forma pero no en esencia.

 

La Misa Castellana, cuyo origen data de 1979, es una obra musical de creación relativamente moderna, pero no es ajena a estas tendencias, y en su creación, difusión y transformación han contribuido numerosos agentes. Un proceso creativo que tuvo su epicentro e inspiración en el barrio de La Pilarica de Valladolid, en una iglesia muy unida a su pueblo. 

Conoce su increíble historia

¿Qué es la Misa Castellana?

Hojas de música y una cruz

Obra musical para solistas, coro e instrumentos, de naturaleza religiosa cuyos textos teológico están armonizados con melodías procedentes del repertorio tradicional castellano

Mercedes Carpintero (2016) 

Murales de Pascual Aranda en Valladolid

Calzada, el ideólogo 

Los textos de las 10 composiciones que conforman la Misa fueron elaborados en 1979 por José Manuel Calzada, un sacerdote jesuita vinculado a la parroquia del barrio Pilarica. Se inspiró para su construcción en citas sacadas de la Biblia, pero la singularidad de esta obra musical radica en que su textos imprimen el cariz social y reivindicativo de la tradición rural. Algo que se percibe en alguna de las canciones:

Libranos de los caciques que nos tienen oprimidos

Libranos de los que roban al pueblo su libertad

Libranos de los que viven a costa de los demás

Libranos de los que abusan del poder y la riqueza

Que tú paz y tu Justicia entre nosotros florezca

Canción del Cordero de Dios 

Las canciones

1.

Canto de Entrada

2.

Señor, ten Piedad

3.

Gloria

4.

Credo

5.

Ofertorio

6.

Santo

7.

Padre Nuestro 

8.

Cordero de Dios

9.

Comunión

10.

Despedida

El sonido de nuestra tierra

La música encargada de armonizar esos textos, fue compuesta por el grupo de la parroquia de San Pedro de Valladolid, La Solanilla, al que pertenecía Jose Luis Gómez, que se convirtió en el coautor de la obra. Para ello se utilizaron instrumentos tradicionales y melodías a ritmo de jota, inspiradas en canciones recopiladas por grupos como El Nuevo Mester de Juglaría o del músico Joaquín Díaz. 

Pilarica años 70.jpg

Popularización

Tras su composición, la Misa se grabó en un CD en 1981 y se estrenó en la Iglesia de la Pilarica de Valladolid donde se plantó la semilla de la obra, para luego germinar y extenderse en los siguientes 30 años por el resto de Castilla y León.

 

No sin pasar algunos avatares, pues el tono político de la Misa mantuvo unas ciertas reticencias dentro de la Diócesis según su creador Calzada

procesion rural .jpg
La Misa Castellana propiedad del pueblo

La transformación de la Misa

Aunque la autoría de esta obra musical tiene nombres y apellidos, Calzada, su creador, nunca ha querido ser el protagonista, reivindicando que la Misa es de quién la canta y la baila.

Fue la alegría de la gente pobre y el sudor de los trabajadores, la harina con la que se dio luz a la misa castellana

José Manuel Calzada

Y fue el barrio Pilarica y sus gentes, quienes inspiraron en sus inicios la configuración de la Misa, pues en la década de 1980, su población crecía a expensas de jóvenes y obreros, que en buena parte procedían del entorno rural de la provincia. Un barrio, además, que esos momentos contaba con ciertas carencias de infraestructura y servicios urbanos. Calzada, asociado a una parroquia comandada por Buenaventura Alonso que acogía y hacía suyos los problemas de La Pilarica, plasmó en su obra esta franca realidad.

Todo ello desembocó en un joven grupo Pilarica que acababa de nacer. Una relación temprana con la Misa, que se grabó en el alma y determinó la madurez de nuestra Asociación. Tanto es así que hicimos nuestra una frase muy repetida por Calzada, “Procura tú que tus coplas vayan al pueblo a parar, aunque dejen de ser tuyas para ser de los demás”.

 

Pues conocedores nosotros de la naturaleza anónima y popular del folklore, añadimos un componente estético a la Misa, al concebirla para ser bailada, y fue nuestro Director, Rafael Higelmo, el encargado de concederla una coreografía que ha llegado hasta nuestros días. Desde entonces la Misa Castellana ha sido representada fundamentalmente en las fiestas de la Virgen del Pilar del barrio, Bodas Castellanas o en celebraciones de los pueblos.  

Coro en la Misa Castellana
Coro en la Misa Castellana

Baile de la Misa Castellana
Baile de la Misa Castellana

Coro en la Misa Castellana
Coro en la Misa Castellana

1/2
Reivindicación en el Barrio Pilarica.jpg