EL ZÁNGANO

Danza emblemática de Valladolid

Jota_Zangano_PilaricaAF_edited.jpg

UNA DANZA DE CORTEJO

En 1931 ya existía una descripción de la danza antigua del Zángano que sirvió de inspiración para las autoras de la coreografía, Angelita de Andrés y Pilar y Carmen Tejeiro, en el montaje de la danza que actualmente se conoce. La pieza se presentó en 1956 en el Concurso Nacional de Coros y Danzas, quedando en buena posición y siendo premiada en el Congreso Internacional de Danza de Madrid de 1958.

La pieza se presentaba como una danza con un significado de carácter sexual en la relación entre abejas y zánganos que revolotean con afán por conquistarlas y cortejarlas, mientras las abejas desprecian a sus rondadores a los que al final, clavan el aguijón. Razón de que exista una clara separación entre hombre y mujeres en el baile.

LA CULADA

En la actualidad, El Zángano sigue siendo representado por los grupos de la provincia y es junto a la jota de la Espadaña, una de las piezas más emblemáticas y vistosas de Valladolid.


Uno de sus rasgos más representativos es la culada, que representa el aguijón de la abeja, y que podría ser una variante del baile llano, "charro", "las culadas" o el baile de "p'acá y p'allá” en Zamora.

El resto de la coreografía se inspiró en pasos populares y otros movimientos creados por Carmen Tejeira, como la salida a ritmo de tambor, o los movimientos embotados de la danza del Bolero de Algodre, pieza también de la provincia de Zamora.

Danza_Zangano2_PilaricaAF.jpg
Folclore_Valladolid_Asociacion_Folcloric

PRODUCTO

La melodía por otra parte proviene del repertorio de Jesús García, dulzainero de tradición que acompañó al anteriormente citado grupo de danzas femenino en sus actuaciones. Parte de las notas coinciden con otras composiciones de dulzaineros como Agapito Marazuela o Mariano Encinas, que recuerda a la costumbre que tenían los músicos de interpretar una misma melodía en diferentes ritmos y utilizarla así para distintos bailes y según el momento y la festividad.

Bibliografía:

Porro Fernández, C. A. (2001). Algunas aclaraciones en torno a los bailes folklóricos en la provincia de Valladolid. Revista Folklore, 244, pp. 119-127.

 

FOLCLORE DE VALLADOLID

Entre las formas de baile que se han mantenido o heredado del baile antiguo en Valladolid, destaca por encima de todas, la popular jota. Pero existen otros ritmos que también se bailan, o bien independientes a la jota o de forma mixta: fandango, seguidilla, bolera, bolero, habas verdes o corridos. Muchos de estos son reminiscencias del antiguo Baile de Rueda castellano

El grupo Pilarica como agente activador de este folclore de Valladolid cuenta con algunas de estas piezas en su repertorio habitual:

©2020 por Pilarica Asociación Folclórica

Creada por Daniel González